Señora sobrevive de escombros de terremoto de Irán

Two-To 0 04/01/2004 @ 12:00 AM Cosas Raras e Interesantes

 

Desafió todas las probabilidades. Cuando ya los equipos de rescate se daban por vencidos gracias a la casualidad y su avanzada edad la ayudaron, según doctores y rescatistas. Ella lo atibuiría a Alá, a quien rezó durante su encierro. Otros podrían decir que fue suerte. O que simplemente no había llegado su “hora”.


Ocho días pasó Shahr-Banu Mazandarani atrapada bajo las ruinas de su propia casa. Los rescatistas la hallaron casi sin un rasguño, y los doctores dijeron este domingo que se encuentra en buenas condiciones.


En conversación con un reportero de la BBC, se quejó de un dolor de cabeza y de tener las piernas dormidas, pero poco más.


Lagunas mentales


La señora no puede caminar y recuerda muy poco de lo sucedido.


“Tengo mucho frío. Me pueden dar una taza de té”, dijo Mazandarani, según comentó uno de los rescatistas al portavoz de la Federación Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja (FICR), Denis McClean.


Acto seguido preguntó: “¿es que hubo un terremoto?”.


A la televisión estatal le dijo primero que tenía sólo 50 años. Después afirmaría que tiene 97, pero hasta ahora no ha sido posible confirmarlo.


Mazandarani también señaló que su familia murió en el terremoto. La Media Luna Roja tiene los nombres de sus dos hijos y dos nietos, para intentar localizarlos.


A pesar de las lagunas en su memoria, los doctores dicen que sabe muy bien lo que quiere, y que ha estado “mandonéandolos” desde que la internaron en un hospital local.


En una burbuja


Shahr-Banu Mazandarani estaba en su cama cuando ocurrió el terremoto. Dos trozos de madera cayeron sobre su cama formando una burbuja de aire que le permitió sobrevivir hasta que la encontraron. Los rescatistas dicen que el hecho de que estuviera envuelta en mantas también la ayudó.


Por casualidad, su familia había dejado agua y comida al lado de su cama justo antes del seísmo.


Paul Odberg, coordinador médico de la FICR, dijo que es posible que la reducción en el metabolismo que comúnmente ocurre entre la gente mayor pudo haberla ayudado a vivir con tan poco sustento.


Desde el punto de vista moral, Mazandarani se ayudó recitando versos del Corán y agradeciendo a su dios por conservarla con vida.


El rescate


Los rescatistas dicen que primero escucharon una voz débil bajo los escombros y que los soldados habían visto una mano sobresalir por entre la tierra y madera.


Entonces comenzaron a sacarla de su “refugio”.


“Chai” (“té”) fue una de sus primeras palabras.


Cuando le acercaron una taza, la rechazó. “Está muy caliente, no me la den ahora”, dijo.


Shahr-Banu Mazandarani está todavía en cuidados intensivos en el hospital de la FICR.


El caso ha sorprendido a todos por igual, y ha levantado la moral de los equipos de rescate.

Fotos y Documentos

Ampliar todas las fotos

Tags — Haga click en un tag para mostrar las fotos con ese tag

1

Comentarios

Formulario de Comentarios


Publicidad
Publicidad